domingo, 22 de noviembre de 2015

LA NUEVA MÚSICA, DEL INDUSTRIAL AL TECNO-POP (ADOLFO MARÍN - EDITORIAL TEOREMA 1984)



REPOSICIÓN !!!!

Como siempre intentando satisfacer todas las peticiones de los visitantes de estos blogs. Esta vez la petición ha venido de la mano de nuestro seguidor Silikon Answer para que repongamos "La Nueva Música, del Industrial al Tecno-pop", el libro que parió Adolfo Marín en 1984 y que ha sido una auténtica biblia para muchos de nosotros. Cuando lo compré en 1985, prometí que sería mi libro de cabecera en el resto de mis días y a día de hoy lo he cumplido: La Nueva Música sigue estando en mi mesilla de noche 27 años después.

Este libro significó dar a mi vida el sentido definitivo, dejando en niveles secundarios cualquier otra afición y dando a la música hecha con sintetizadores mi mayor dedicación hasta el día de hoy.

Yo empecé a conocer la música electrónica en 1978-1979, cuando solo contaba con 11-12 añitos, conociendo a Kraftwerk, Jarre, Vangelis, etc. hasta que en 1980-81, con el auge del Tecno-Pop me dí de bruces con la flor y nata de la electrónica no solo comercial sino también underground (Throbbing Gristle, Cabaret Voltaire....) Pero La Nueva Música añadió los datos que necesitaba para acabar de montar el hermoso puzzle que tenía entre manos, me ayudó a conocer músicos y grupos que no conocía y, sobretodo, me ayudó a poner las cosas en su sitio, destronando a muchos de mis ídolos hasta entonces para otorgar los tronos a los que realmente lo merecían. No en vano pasé de llevar la portada del Oxygene de Jarre en un lado de mi carpeta de estudiante y la de Spiral de Vangelis en el otro, a llevarla forrada de portadas de Conrad Schnitzler, Cabaret Voltaire, SPK, Aviador Dro, etc...

Le debo mucho a este libro y no pasa semana que no le haya echado algún que otro vistazo, y es por ello que poseo tres ejemplares de La Nueva Música, el primero de 1985 que está realmente hecho un cristo de lo mucho que lo sobé y dos ejemplares posteriores que conseguí en 1995 y en 2005 respectivamente, para mantenerlos en buenas condiciones. Fijaos: 1985... 1995... 2005... eso significa que en 2015 caerá en mis manos el cuarto ejemplar... quien sabe...

En fin, que lo disfruteis.



MEDIAFIRE:

ENTREGA 1
ENTREGA 2
ENTREGA 3
ENTREGA 4
ENTREGA 5
ENTREGA 6
ENTREGA 7
ENTREGA 8


GOOGLE DRIVE:

ENTREGA 1
ENTREGA 2
ENTREGA 3
ENTREGA 4
ENTREGA 5
ENTREGA 6
ENTREGA 7
ENTREGA 8

7 comentarios:

  1. Nunca me cansaré de repetirlo, es una auténtica biblia.
    A mí también me hizo conocer grupos nuevos.
    Me ayudó a adentrarme también en otros grupos que, si bien conocía el nombre, no me había atrevido nunca a explorar.
    Un imprescindible.
    Saludos sintéticos.

    ResponderEliminar
  2. Yo le debo muchísimo a este libro, mi vida no habría sido la misma sin él.

    ResponderEliminar
  3. Pues mi edición será la de 1995 :)
    De lo que no conocía por aquel entonces, y lo que más me ayudó a seguir en la senda del descubrimiento: el artículo dedicado a CAN. A partir de aquí, ya nada fue lo mismo. Es un libro-biblia. ¿Y sabéis por qué? Porque establece lo que hay, la Verdad. Y luego somos los humanos los que nos picamos (como con las religiones). Por ejemplo. Mi hermano siempre ha tirado hacia el techno-pop, y todo lo demás es ruido y guitarra insoportable. ¡Qué peleas teníamos! (y tendríamos si siguiéramos teniendo 17 años)... Imprescindible.

    ResponderEliminar
  4. Se han olvidao de algunos precursores italianos . Como por ejemplo Giorgio Moroder y Cerrone y mas... Gracias por el libro. Si lo hubiese descubierto hace 30 anyos, lo habria comprado sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Muchísimas gracias!!!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, sin desmerecer al libro que fue una aportación, de las primeras si no la primera hacia el estudio de la música electrónica, de ahí a considerarlo una biblia... Es una gran fuente de documentación, pero el autor, que es un miembro del grupo Macromassa, expresa sus filias y sus fobias dentro del enorme entramado que ya en 1983-1984 se había instalado dentro de la música electrónica: Su posicionamiento es claramente pro-música industrial, y mucho más despectivo -en líneas generales con los grupos tecnopop británicos-, que al cabo son los que popularizaron mundialmente estos sonidos, y ninguneando a Jean Michel Jarre o Vangelis, ¿por qué? Pues, supongo que porque no le gusta el sonido grandilocuente de estos dos grandes músicos. En efecto a G. Moroder tampoco lo cita. Supongo que los dos primeros le parecerían muy "new age" y el italiano muy "disco", pese a que su influencia en el tecnopop fue crucial desde su mítico single "I feel love" de Donna Summer. El autor basa casi todo en Alemania, y del resto del mundo da a conocer un montón de bandas o proyectos a veces más vanguardistas o experimentales que netamente electrónicos. Es mi humilde crítica u opinión. No obstante, por muchos motivos, hay que reconocer que es una joya, y un pionero en el estudio de la música electrónica en lengua española.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a este libro me introducí en el mundo de la electronica contemporánea de aquella época...una guía musical que nos marcó a muchos

    ResponderEliminar